Búsqueda por
palabras:
  • Paraula 1
  • Paraula 2
  • Paraula 3
  • Paraula 4
Palabra exacta:
Filtrar por
temas:
Filtrar por
autores:

DIOS (MUERTE DE)

En Así habló Zaratustra (Prólogo, 2), Nietzsche describe a Zaratustra llegando a los bosques donde en­cuentra a un anciano eremita «que había abandonado su santa choza para buscar raíces en el bosque». «¿Y qué hace el Santo en el bosque?», preguntó Zaratustra. / El Santo res­pondió: «Hago canciones y las canto, y, al ha­cerlas, río, lloro y gruño; así alabo a Dios. / Cantando, llorando, riendo y gruñendo alabo al Dios que es mi Dios. Mas, ¿qué regalo es el que tú nos traes?». / Cuando Zaratustra hubo oído estas palabras saludó al Santo y dijo: «¡Qué podría yo daros a vosotros! ¡Pero déjame irme aprisa, para que no os quite nada!». Y así se separaron, el anciano y el hombre, riendo como ríen los niños. / Mas cuando Zaratustra estuvo solo, habló así a su corazón: «¡Será posible! ¡Este viejo Santo en su bosque no ha oído todavía nada de que Dios ha muerto!» (trad. Andrés Sánchez Pas­cual).

En la Parte IV

Este web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, al navegar el usuario acepta su uso Más info
ACCEPTAR