Búsqueda por
palabras:
  • Paraula 1
  • Paraula 2
  • Paraula 3
  • Paraula 4
Palabra exacta:
Filtrar por
temas:
Filtrar por
autores:

DESEO

En el artículo Apetito nos hemos referido a la concepción clásica de ‘apetito’ como una de las potencias del alma. A veces se ha considerado que el concepto de «apetito» incluye el de «deseo»; a veces se ha juz­gado que cada uno de estos conceptos es de­finible, o analizable, independientemente del otro.

La distinción entre apetito y deseo en la lengua griega aparece como una distinción entre ὄρεξις y ἐπιθυμία. Esta última voz fue usada, entre otros, por Platón y Aristóteles. Se ha traducido al latín a veces por libido, a ve­ces por concupiscencia, y a veces por cupiditas. En Aristóteles el deseo es, como ya indi­camos, una de las clases del apetito (De an., III 433 a 25). El deseo es ne­cesariamente irracional; puede ser, y es con frecuencia, un acto deliberado (Eth. Nic., III 1113 a 11), esto es, tener como objeto algo que se halle en nuestro poder tras delibera­ción. En rigor, lo que se llama «elección» o «preferencia» es

Este web utiliza "cookies" propias y de terceros para ofrecerle un mejor servicio, al navegar el usuario acepta su uso Más info
ACCEPTAR